Poesía e Lenda con Emilia Pardo Bazán en el convento franciscano de Herbón

Amigos y amigas: os reciben estas palabras a través de la imagen de Emilia Pardo Bazán franciscana creada para esa gran jornada, por parte del Concello de Padrón.

En el artículo anterior os hablaba sobre cómo había nacido esta actividad de Poesía e Lenda con Emilia Pardo Bazán en el convento franciscano de Herbón.

Descubrir su conexión  con el franciscanismo… me llevó a presentar el proyecto al equipo de Turismo del Concello de Padrón.  Que  desde el primer momento apostó por su ejecución… y así comenzó esta gran aventura franciscana de la mano de Doña Emi, que sin duda, será  el inicio de un gran camino que recorrer…

Por parte de la Comunidad Franciscana de Herbón, otro tanto… y pusieron a nuestro alcance todos los medios necesarios para realizar una GRAN actividad en la que Emilia Pardo Bazán y Francisco de Asís fueron los protagonistas…

Con un formato de actividad informal y de ocio, el objetivo era hacer llegar el mensaje que estos das personas nos dejaron con sus vidas en esta tierra. Así, fue Emilia Pardo Bazán, en un personaje caracterizado por Ramona Fernández Figueira, quien acercó la vida y obra de Francisco de Asís a los asistentes… a través de una tertulia informal con el presentador José Manuel García. Un elemento clave en el legado de Emilia, protagonizó el momento: un abanico creado para  la ocasión en el que se grabó la imagen de ella diseñada para este evento junto con Rosalía  de Castro,  con un mensaje que esta última había dedicado a Emilia sobre un abanico que le había regalado.  Dos grandes “magnífica, ausuluta, soberana”.

Doña Emi, había sido presentada nada más y nada menos, que por un GRAN hombre franciscano de «de mirada peregrina, que abraza descalzo desde a natureza e o silencio» F. Francisco Castro Miramontes. Quién nos acogió para transmitir la conexión de ella con el franciscanismo. Leyendo textos que la autora les había escrito y que han sido promocionados recientemente…

La presentación de la jornada y la introducción a este gran hombre franciscano la hizo Lorena Couso, representante del Concello de Padrón. Quién supo acercar el propósito de la experiencia que íbamos a vivir ese día a  la comunidad que se acercó a Herbón. Recitando e interpretando unas palabras que la autora había dedicado a los franciscanos…

Gente son que para expresar el concepto de fraternidad, se llamarán frailes; para indicar el de humildad, Menores. El más sublime de sus filósofos friega la vajilla del convento.

Los Franciscanos van por doquiera, entran descalzos en el palacio como en la choza, cautivando á la sociedad con la efusión de su amor, con el total desinterés de su célico instituto. Desnudos, pequeñuelos y mansos, el pueblo los conoce y adora: besa los remiendos de su hábito y el tosco cordel que ciñe su cintura.

El broche final, lo puso el Guardián del Convento ¡otro Francisco! F. Francisco Honrubia que nos allegó la bendición franciscana. Doña Emi, en su salsa… se despidió acompañada por sus tres Franciscos… dos de cuerpo presente y uno de cuerpo ausente.

Cada uno de los que allí estuvimos recibimos un mensaje diferente… y que probablemente también te pase a ti tras leer este artículo…

Os despido con esta imagen de grupo… Nuestras caras, lo dicen todo…

que esa vibración os acompañe…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.