Los museos y su capacidad de atracción de visitantes

¿Pueden convertirse los museos en piezas clave para dinamizar el turismo de una localidad? ¿Serían capaces de crear oferta turístico-cultural con capacidad de atracción de visitantes y turistas? Intentaremos reflexionar y dar respuesta a estas cuestiones

museo peregrinaciones Santiago

Museo das Peregrinacións de Santiago

A finales de agosto del año 2019 se publicaba una noticia sobre los efectos del mal tiempo en Costa da Morte en La Voz de Galicia. Aunque hay que tener cautela con las noticias que se publican en los medios de comunicación generalistas, en este caso se hacen menciones a fuentes por lo que se deduce la veracidad de dichos datos.

Como sabemos todos los que hemos pasado este verano del 2019 en Galicia el tiempo ha venido revuelto, con días de lluvia y de bajas temperaturas; hechos que no deben sorprendernos…. Como es lógico, las principales empresas afectadas de la zona fueron las de cruceros; sin embargo responsables de las empresas de surf manifiestan no haber tenido cancelaciones a causa del mal tiempo. Los que sí han notado un aumento de visitantes han sido las visitas guiadas en Vimianzo y en Cabana de Bergantiños en el dolmen de Dombate. Tal y como se comenta en la noticia de referencia.

Un ejemplo de buenas prácticas en cuanto a la creación de oferta turística y cultural a partir de la puesta en valor del patrimonio inmaterial, es la realización de  rutas guiadas por escenarios protagonistas de hundimientos de barcos de la mano de Bernardino Martínez en Camariñas. Tal y como comenta en esta entrevista, ha presentado propuesta similar para otros concellos, pero dice… “cústalles ver estas cousas”.

Reflexionando…

Desde mi punto de vista, no sorprende el contenido de las noticias; pero sí sería bueno realizar una reflexión con esos datos: ¿está la oferta cultural de la zona (y de Galicia en general) preparada para acoger visitas y/o turistas? ¿Qué se está ofertando y cómo? ¿Son los museos una oportunidad para crear un producto turístico-cultural con actividades que sean reclamo para los usuarios de una cultura y un turismo consciente?

Los agentes culturales, museos principalmente tienen en la actualidad una oportunidad para renovarse y adaptarse a las nuevas demandas a través de la oferta cultural que realizan. El ICOM está en proceso de definir nuevamente el concepto de “museo” conscientes de que el vigente ya no se ajusta a esta realidad cambiante. Este organismo hace referencia al desarrollo sostenible y al desarrollo humano como objetivos que deben estar visibles en este nuevo concepto de museo.

Los museos y espacios culturales deben realizar una investigación y evaluación iniciales, plantear unos objetivos y definir unas estrategias con diferentes líneas de acción. Entre ellas, la realización de actividades de ocio para acercar la  cultura (patrimonio material e inmaterial) a la población local y a los visitantes y turistas.

Estas acciones participativas e inclusivas permitirían convertir sus sedes en locales sociales en los que los visitantes pasarían de ser simples observadores de exposiciones como sucede en muchos de los museos en la actualidad; a integrarse y participar viviendo experiencias transformadoras.  Dichas actividades “conscientes” podrían formar parte de los planes de acción turísticos de los lugares en lo que se encuentren.

El camino no es fácil, puesto que los museos dependen en muchos casos de algún tipo de administración y su gestión es compleja. Sin embargo, los gestores turísticos deberían tener muy presente a los museos como piezas clave para crear oferta turística y cultural. Sobre todo, en días de mal tiempo en el que el visitante busca actividades para realizar bajo cubierto.

¡Hasta el próximo Latexo!


Latexando con… Leo Lorenzo de Slow Food Compostela

«Bo, Limpo e Xusto para todos«, así define a asociación Slow Food Compostela a súa Presidenta

slow-food-compostela

Hai tempo que seguimos de preto a Slow Food Compostela e queremos compartir con vós a información sobre esta agrupación. Entrevistamos á súa presidenta, Leonor Lorenzo.

Somos unha asociación ecogastronómica que promove unha «nova gastronomía» entendida como expresión da identidade e a cultura. Defende o pracer vinculado ao alimento, reflexiona sobre a educación do gusto e o dereito ao goce cun novo sentido de responsabilidade, tendo en conta o equilibrio co ecosistema, a defensa da biodiversidade e o compromiso ético cos produtores.

Esta é básicamente a definición que atoparás en moitos sitios vinculados a nós.

  • Quen pode asociarse, cales son os requisitos, hai que pagar algunha cota?

Slow Food está aberto a toda persoa: a diversidade dos nosos socios é unha das nosas maiores forzas. Co carné persoal de Slow Food, cada asociado pode participar nos proxectos, nos eventos e nas actividades postas en marcha pola nosa Asociación e en 150 países do mundo.

Só grazas ao apoio de todos eles, Slow Food pode levar a cabo as súas moitas iniciativas para a tutela da biodiversidade alimentaria, para favorecer relacións directas e proveitosas entre produtores e consumidores, para sensibilizar sobre os asuntos máis urxentes vinculados co sistema alimentario mundial e para incrementar proxectos como os 10.000 hortos en África ou a Arca do Gusto .

O importe por afiliación individual son 50 euros anuais. Logo hai outras variantes como por exemplo por parella, menor de 30 anos …

Os socios de  Slow Food son as raíces da nosa rede, todos e cada un deles son un elemento esencial para o éxito do noso movemento.

Ao formar parte de  Slow Food:

  • Úneste a unha rede internacional de persoas con ideas afíns –desde campesiños mexicanos e chefs franceses ata pastores mongoles e profesores de Berkeley, pescadores vietnamitas ou produtores de viño italianos- todos xuntos traballando por uns obxectivos comúns.
  • Contribúes á boa marcha dos nosos proxectos –a súa cota de socio sostén os proxectos que realizamos en todo o mundo.
  • Xogas un papel tan activo como desexes – desde a organización de eventos e campañas ata a participación en actividades locais, nacionais e internacionais: os voluntarios dan vida ao movemento Slow

En Slow Food Compostela, algunhas das cousas que fixemos/facemos son:

  • Terra Madre Day Galicia. Cada 10 de decembro facemos unha comida onde os asistentes poden probar os produtos dos nosos produtores asociados e así degustar un produto bo, limpo e xusto.
  • Charlas e formación. Cursos de verán na USC, no seu Máster de Turismo, CultRural Santiago… e charlas alá onde nos chaman para contar o que facemos no noso día a día.
  • Asistencia a feiras e congresos. Fomos ao Terra Madre Salone del Gusto que se fixo o pasado setembro en Turín; Fórum da Coruña; Biocultura…
  • Damos moita visibilidade a aqueles asociados que son produtores. Moitas veces, por descoñecemento, o consumidor final/restaurador non sabe onde pode mercar determinadas cousas. Axudamos a todos eles a que establezan unha relación directa co produtor para que non se perdan as relacións persoais e para que haxa un maior coñecemento do produto que venden. Un dos nosos fortes é a rede entre produtores-restauración.
  • Rede de restaurantes Km 0. É un proxecto moi ambicioso do que moitos queren formar parte pero, ata o de agora, poucos o conseguiron. Os nosos requisitos son o de ter un 50-60% de produto de cercanía e comprado directamente a produtores. Desgraciadamente moi poucos o cumpren. Un dos lugares no que menos se fai, é en Santiago onde o principal cliente é o turista e claro, este non soe volver. Bastantes restaurantes ofrecen un produto da terra cando non é así; e cóbrano coma se o fora. Aquí temos unha loita moi grande.

 

  • Slow Food Compostela forma parte dunha agrupación de ámbito internacional, non si?

Slow  Food é unha organización global de base que se fundou en 1989 para previr a desaparición de culturas e tradicións alimentarias locais, para contrarrestar o auxe dos ritmos de vida acelerados e para combater o desinterese xeral sobre os alimentos que se consomen, a súa procedencia e a forma na que as nosas decisións alimentarias afectan o mundo que nos rodea.

Desde os seus comezos,  Slow  Food converteuse nun movemento mundial que hoxe involucra a millóns de persoas en máis de 160 países que traballan para asegurar que todo o mundo teña acceso a unha alimentación boa, limpa e xusta.

Os socios agrúpanse en seccións locais coñecidas co nome de Conviviums, coma Slow Food Compostela; son grupos autónomos que compoñen os alicerces da asociación.

Os Convivium fomentan a posta en valor da calidade e do pracer na vida cotiá reuníndose regularmente para compartir, en alegre convivencia, comidas e alimentos locais; xerar relacións con produtores; organizar catas, degustacións e seminarios; impulsar entre os cociñeiros o uso de alimentos locais e promocionar a educación do gusto nas escolas.

  • Vimos na vosa web o Caracol de Ouro 2019. En que consiste?

Pois un día navengando pola rede atopei esta iniciativa levada a cabo polo Convivium de Slow Food Araba-Álava, un dos conviviums máis importantes de Europa. Despois de conversar con Alberto López de Ipiña presidente desta Asociación  e ademais, Conselleiro Internacional de Slow Food, adoptamos a decisión de facer os premios «Caracol de Ouro» ao igual que os nosos compañeiros vascos. Parécenos unha moi boa iniciativa que ademais deberían adoitar máis Conviviums para así darlle máis forza a estes premios e recoñecer unha labor que hoxe en día é moi importante. O criterio principal consistirá na implicación, traballo e difusión da filosofía Slow Food na nosa comunidade. Poderá ser unha persoa, Asociación, Cooperativa …

A xente pode propoñer a súa candidatura, ou a de outra persoa que crea que o mereza, a través do noso mail: slowcompostela@gmail.com, ou a través das nosas redes sociais. A data límite será o 23 de outubro. Para a súa entrega faremos un evento e tamén un día de actividades relacionadas, como non podería ser doutra forma, coa nosa filosofía e no que poidan participar tódolos nosos socios.

O noso lema é: “Bo, Limpo e Xusto para todos”. Non podería definirse doutra forma.


Caminando sobre las aguas acompañados por ninfas en… Cuntis

Aqua Calidae, Caldas de Cuntis… han sido los nombres con los que se conoce la actual villa termal de Cuntis asentada sobre un acuífero y con ríos subterráneos

ceramica-castrolandin

A finales del mes de marzo y formando parte del Foro Proturga he tenido la oportunidad de realizar una visita guiada por el centro histórico de la mano de dos expertos locales: Manuel el técnico de turismo y Diego el Concejal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Cuntis.

Un recorrido de casi una hora que nos ha embarcado en el mundo del agua…

El propio punto de salida es un lugar emblemático del Ayuntamiento. Un edificio del s.XVIII construido para alojar en su día a enfermos, peregrinos y pobres que llegaban a Cuntis a tomar las aguas, alberga en la actualidad la Casa da Cultura y Biblioteca Municipal Roberto Blanco Torres. Justo en esa Praza das Árbores, Manuel y Diego nos hacen reflexionar sobre una fuente que marcará el inicio de nuestro recorrido.

Nos desplazamos calles abajo siguiendo posiblemente el discurrir del agua oculta por el asfalto bajo nuestros pies, hasta llegar al punto central del recorrido en el que nos explican varios elementos. Uno de los que dio origen a esta villa, la Burga do Lume de Deus que junto con A Burga do Foxo y la del Castro Quente (o Castro) son los manantiales que abastecieron desde siempre los balnearios de la villa. Nos cuentan sobre la historia de ese manantial, y como en este lugar  “sagrado” además de terapéutico, aparecieron monedas anteriores a la época de Constantino (con él se establece el Cristianismo cerrando lugares paganos). Estas monedas posiblemente eran ofrendas  a las ninfas, puesto que en ese entorno aparecieron aras dedicadas a estas divinidades. Otros elementos encontrados a lo largo de la historia (efigie de una posible Minerva), hacen pensar que aquí se halló una importante estación termal romana con templos o lugares dedicados a los dioses protectores del agua.

En este enclave podemos ver como el agua sale canalizada hacia un edificio que alberga una serie de lavaderos (de agua termal y de agua fría) en los cuales las mujeres de la villa lavaban los ajuares de las Casas de Baños en la época.

Seguimos descendiendo por el pueblo hasta llegar a la entrada de las instalaciones del Balneario y encontramos dos réplicas de las aras que han sido encontradas. Miramos hacia la parte más alta de la villa, la que hemos dejado atrás… y vemos las torres de la Iglesia Parroquial de Santa María, vigilantes…

Seguimos nuestro paseo hacia el río Gallo… ¿Por qué lleva ese nombre? Pues tendréis que visitar Cuntis para descubrirlo… nuestros guías nos cuentan que las casas que se situaban a orillas del río eran muy afortunadas puesto que contaban con lavaderos fluviales. Son esas piedras que podemos apreciar en alguna parte del río. Aún se conserva el marco de antiguas puertas de piedra que daban acceso al mismo…

rio-Gallo-Cuntis

Otro edificio singular, es el edificio que alberga el hotel Balneario La Virgen, obra del arquitecto Antonio Palacios.

Terminamos nuestro recorrido en el entorno de la Plaza de Ferrol (nos comentan los guías que lleva ese nombre por los habitantes de Ferrol que venía a Cuntis) y la Calle Real en donde se encuentra la Burga Real.

Antes de despedirnos, visitamos la Fundación Terra Termarum Castrolandín: lugar en el que una artesana trabaja la Cerámica de Castrolandín en directo; se puede ver una exposición permanente y también comprar pequeñas obras de este tipo de cerámica.

¿A que es fácil imaginar que estamos caminando sobre las aguas acompañados por ninfas? Pues nuestra visita por Cuntis seguirá… porque saliendo del casco urbano nos encontramos con numerosos recursos patrimoniales como petroglifos, castros… y que iremos contando en otros artículos.

De momento, podéis contactar con la Casa de A Pedreira que ofrece actividades muy «conscientes» para esta Semana Santa…

¡Hasta el próximo latexo!