Latexos da nosa historia… a Batalla de Cacheiras

Un momento que nos marcou: abril do 1846

Un lugar: Cacheiras en Teo, onde ten lugar unha batalla

Dous líderes: o comandante Solís e o mariscal de campo De la Concha.

Un por que:

Nunha España gobernada por Narváez onde Galicia se situaba nunha posición marxinal,  o comandante Solís apoiado por un grupo de homes valentes: intelectuais, profesores, estudantes… levantouse co  fin de poñer un alto a esa ditadura.

De la Concha, mariscal de campo elixido polo do goberno de España, dirixiu un exército para frear este levantamento galego. No 22 de abril entrou no territorio do Concello de Teo e dirixiuse cara a reitoral de Baamonde onde, segundo conta a historia,  pasaron a noite 4.000 persoas!!  E tamén din que estivo a piques de caer da balconada que ten esa reitoral…

No día 23 de abril o encontro entre as tropas lideradas por ámbolos dous, tivo lugar na parroquia de Cacheiras. Os nosos paisanos  galegos foron recuando cara Santiago refuxiáronse e rendéndose no Mosteiro de San Martiño Pinario. O comandante Solís xunto con once dos seus oficiais foron trasladados  a Carral onde os fusilaron, orixinando así os Mártires de Carral.

Latexos do noso sentir…

A historia non rematou alí. O sentimento que orixinou ese movemento provincialista permaneceu no pobo galego, e volveu manifestarse na segunda metade do s.XIX a través do movemento rexionalista. Desta vez, con outro tipo de batalla… a nosa querida Rosalía de Castro e o seu home Manuel Murguía, Eduardo Pondal, Aguirre… dez anos despois tiña lugar o Banquete de Conxo.

As persoas que percorren esta senda bautizada co nome de Ruta da Batalla de Cacheiras, poderán sentir o latexo da terra que garda na súa memoria o que presenciou naquela data.

Saíndo de Baamonde no lugar de Tribaldes o camiñante atopa un fermoso enclave composto pola Igrexa na honra de Santa María coa súa reitoral, ofrecendo unha panorámica a todo o val.  Moi preto dese lugar e seguindo o trazado marcado, atópase a área do Recobio sobre o río Santa Lucía…  un paraxe no que a natureza se comunica a quen chega co corazón aberto…  O percorrido segue pola parroquia de Oza (Eo dos Menecos e Santa Eufemia) para chegar á de Cacheiras (Raxó e Pena Escorredía) finalizando no Cumio de Montouto.

Os Xenerais da Ulla, dos que tantas veces fixen referencia neste blog, teñen a  súa orixe neste relato que hoxe vos achego.

Anacos da nosa historia que chegan ata hoxe grazas ao traballo do Concello de Teo que creou esta  ruta, sinalizando, e  mantendo o seu trazado.  A información está dispoñible en Wikiloc e pódese acceder entrando na propia aplicación ou a través dos múltiples QR que ten o concello nos diferentes espazos online e materiais físicos.

Un percorrido que se pode facer por libre  en calquera época do ano no que o camiñante conectará coa terra, a natureza, e co que pasou en abril do 1846.

A  maiores, durante estes meses de verán estanse a organizar saídas teatralizadas con saídas especiais para familias. Neste enlace podedes ampliar a información e realizar a inscripción. Se vos interesan, bulide! Porque hai varios días completos…

Fontes consultas: material turístico do Concello de Teo.


Gestión de destinos en la nueva era del turismo

Y tú, gestor de destino, ¿Qué estás haciendo para adaptarte al nuevo contexto?

Creo que también los destinos deben de empezar por realizar un verdadero trabajo de introspección…

gestion-turismo-poscovid

En estos días leía un artículo que relacionaba el miedo con el turismo y me llamó mucho la atención… posiblemente por el momento en el que me encuentro de  integrar el desarrollo personal (tanto en mi vida personal como profesional) con el turismo.

Tal y como podéis leer en la introducción, se habla de la necesidad de tener incorporada en nuestra vida la función de esta emoción tan primaria y animal. Posiblemente fruto de los rasgos de mi ego me sentí muy identificada por este doble tema que se estaba tratando: miedo y turismo. Hasta el momento no se me había pasado por la cabeza que el turismo de masas encajaba con el perfil de ciudadano predominante de estos últimos años, y que hemos vivido en un mundo lleno de miedos… y mercantilizados por el mismo.

Hoy, por la crisis del Covid, creo que todos podemos visualizar esta emoción de miedo en su grado máximo…

Adentrándonos en el marco turístico existen numerosas posibles predicciones futuras de qué pasará en el sector; cuáles serán las nuevas pautas del viajero, su nuevo comportamiento, cómo deben adaptarse los destinos… Incluso hay un libro recopilatorio de varios académicos españoles con referencias al tema y que personalmente tengo como libro de cabecera: Turismo pos-COVID-19. Reflexiones, retos y oportunidades.

Se encuentran variables coincidentes en todas estas lecturas: será un viajero que buscará el contacto con la naturaleza en cada territorio; existirán nuevas unidades viajeras (individual, pareja o grupos muy reducidos); tendencia al slow y a valorar la sostenibilidad; se buscará el bienestar físico y mental, la desconexión para conectar ¿con quién? Y digo yo ¿no es éste el perfil que se apuntaba como tendencia ya antes del Covid19? ¿Un viajero más consciente de la realidad en la que vive?

Entonces me lleva a pensar que este viajero no es el resultado de un cambio de tendencia fruto del Covid19, sino que ya era algo incipiente que se estaba gestando y que ahora con el Covid ha salido a la luz y que casi con toda seguridad se mantendrá como una tendencia de demanda en aumento a la cual los destinos deben responder.

Y volviendo al hilo del artículo que mencionaba en las primeras líneas… ¿cuál es la emoción escondida detrás de este viajero del que se habla como tendencia? Posiblemente el salirse de los rediles, de los manuales y reglas, de lo que se supone que se debe hacer en un viaje; se escapa del exceso de organización y control… Y como se señala: la búsqueda de la LIBERTAD por encima de todas las cosas.

Por tanto, esta manera de viajar es mucho más que una tendencia de demanda… se corresponde con el nuevo perfil de ciudadano que se está gestando en la sociedad en este nuevo paradigma mundial y por tanto, turístico, que estamos empezando a vivir marcado por el autoconocimiento, la introspección, la sanación personal, la espiritualidad sin connotación religiosa… para con ello liberar, limpiar… y aumentar el nivel de consciencia individual y colectiva que llevará a tener un planeta más sostenible en todos sus sentido más amplio. ¿Estamos ante la última oportunidad de salvar nuestra Madre Tierra?

En otras palabras, la moda del turismo slow, turismo de salud y bienestar, turismo sostenible, turismo comunitario, turismo regenerativo… serán conceptos en auge. El mindfulness, meditación, yoga, la alimentación consciente, los retiros… son actividades que se deben incorporar en los destinos bajo la connotación turística; puesto que es lo que se busca en el día a día para vivir mejor, más en paz… y sin saberlo o ser conscientes… la conexión con nuestro SER.

¡Hasta el próximo latexo!

EDITADO: Y tras escribir esta reflexión, me encuentro con este artículo de un referente para mí en el mundo académico, el cual os recomiendo leer y entender. GRACIAS  Una nueva narrativa para el turismo de Alfonso Vargas Sánchez.


Construyendo un nuevo turismo desde Padrón…

¿Cuántas veces hemos pasado por lugares como el de esta foto sin siquiera pararnos? ¿Qué nos están diciendo estas piedras? Os voy a contar otra historia…

En estas semanas hemos cerrado uno de los trabajos que más me han hecho crecer como persona… y ha sido precisamente por trabajar con personas. Cada vez que volvía a casa me sentía llena de energía…  había cargado pilas, sensaciones recuperadas de mucho tiempo atrás…

Tal y como he escrito en diferentes ocasiones en este blog en estos meses hemos estado trabajando en varias acciones dentro del Plan de Reactivación Económico del Concello de Padrón. Hemos ido más allá de lo que se entiende propiamente como turismo… porque… turismo es todo ¿o no? Veremos…

Hemos ejecutado el Plan de Sensibilización con la comunidad local que ya se contemplaba en el Plan de Turismo que habían hecho en su día y vigente hasta el momento. Se han realizado varias reuniones con los diferentes agentes, una encuesta online para que cualquier ciudadano la cubriese y una serie de entrevistas a diferentes personas vinculadas a Padrón.

Ha sido un aprendizaje total que me ha hecho crecer como persona y será de lo que os hable, más allá de lo que os pueda contar a nivel técnico: resultados que se podrán ver en un resumen ejecutivo que se publicará próximamente como plan participativo que ha sido.

Lo que más me sorprendió fue que la misma pregunta formulada de igual manera obtuvo diferentes respuestas fruto de distintas visiones de la REALIDAD. Entonces… ¿cuál es la válida y para quién? Me explico: a la pregunta por ejemplo, de si se debe seguir con la promoción sobre el Camino de Santiago algunas personas han respondido que sí, y otras que no. Esto me lleva a pensar que cada uno de nosotros ve su realidad fruto de una serie de condicionantes que hemos acumulado a lo largo de nuestras vidas. Por tanto, aprendamos a NO JUZGAR (ni por política) porque cada persona tendrá sus motivos para actuar como lo hace. Tengamos más EMPATÍA.

Otro aspecto ha sido la gran calidad humana de algunas personas que me hicieron sentir como una vecina más sin importar el objetivo de la entrevista. En un marco abierto empezaron a contar historias de años atrás… de esas que nos contaban las abuelas y que se han empezado a recopilar.

También hubo personas que humildemente pensaban que poco tenían que aportar cuando decíamos que era por motivos turísticos… ¡Vaya si aportaron! Porque como decía al principio… todo es turismo ¿o no? Pero entonces… ¿qué es turismo? Muy buena pregunta para re formular en estos tiempos que corren…

Cerrando este post, desvelo la historia de la foto: se trata de las escaleras del Centro Social de una de las Asociaciones de Carcacía, antigua escuela creada con fondos que enviaban los emigrantes y con las manos de canteros locales. Tras una reunión, una de las personas asistentes me dijo: Sacaches a foto  a esas escaleiras? Yo de manera ignorante había pasado varias veces junto a ellas sin ni siquiera pararme a contemplarlas… Al responderle que no, me dijo: pues saca, saca… Non sabes as veces que subín por elas para ir á escola…

¡Otro aprendizaje! ¿Y estas escaleras? No fui capaz de ver aquellas escaleras más allá de un conjunto de piedras… fruto de MI realidad. Y… ¿es o no es un elemento turístico?

Creo que estamos ante dos hechos fundamentales para crear el nuevo turismo que queremos… con una mirada integradora y holística teniendo en cuenta el TODO de cada destino.

Grazas Padrón! ¡Hasta el próximo latexo!