Vila de Cruces: Turismo industrial y mucho más…

pueblo-minero-Fontao

Vista del auditorio y las viviendas

Resulta curioso como descubrimos lugares desconocidos que tendrían que ser conocidos. Me explico. Tenía una visita pendiente (como muchas) desde hacía mucho tiempo a las Minas de Fontao en Vila de Cruces, o más bien, al Pueblo Minero de Vila de Cruces porque a las propias minas no se puede acceder. Y un día de trabajo por la zona, una compañera que estando casualmente en la oficina de turismo local, Nicole, se ofreció a guiarnos hasta aquel poblado…

Como ella nos anticipaba… el propio trayecto desde el núcleo urbano de Vila de Cruces hasta el poblado fue todo un descubrimiento: Naturaleza en estado puro. De camino, pasamos por iconos de ese municipio como el taller de artesanía Elena Ferro, o el Balneario de Brea en Merza.

minas-de-fontao

Iglesia del pueblo minero de Fontao que hoy alberga el museo

minas-de-fontao

Antiguas escuelas de los maestros que hoy albergan exposiciones temporales y usos como local social de los vecinos que habitan el poblado.

Una vez subes por unos caminos estrechos, llegas directamente al poblado, con amplio espacio para aparcar. Es un lugar muy curioso: las antiguas casas de los mineros, se han rehabilitado como todo los demás espacios, y hoy están habitadas por personas que forman una comunidad de vecinos. En medio de los bloques de viviendas, se encuentra el antiguo cine que hoy se utiliza como auditorio; la iglesia que alberga el museo, y las antiguas escuelas que se usan para exposiciones temporales, y también como local social de los vecinos. Un auténtico producto de turismo industrial que merece la pena conocer porque forma parte de nuestra historia; nos guste o no. E igual resultaría de interés que formase parte de itinerarios temáticos de turismo industrial en Galicia o fuera de nuestras fronteras. Hay demasiada historia escondida en cada piedra que componen esos edificios… Quizás, como mejora, diseñar un pequeño espacio en alguno de los edificios a modo de rincón de interpretación… porque si algo se echa en falta es ‘tocar’. Al no poder bajar a las propias minas (totalmente desaconsejable) y sin apenas poder visualizarlas, falta ese algo que permite conectar al visitante con la autenticidad.

minas-fontao-vila-de-crucesPero Vila de Cruces ofrece mucho más… el territorio del propio término municipal es una caja de sorpresas. Alojamientos singulares: Varias casas rurales y un balneario reclamo. Restaurantes como O Refuxio, Casa Don Din o Casa Castro con gran tradición; museos como el del recién fallecido Neira Vilas en Gres, Ponteledesma, o el Museo Paco Lareo, A Solaina en Piloño; y varias áreas recreativas maravillosas para las personas que viajan en autocaravana. Sin olvidarnos del enoturismo… presente también gracias a la bodega CastrobreyTambién es de señalar un proyecto con un gran futuro que gestiona David Sueiro: una granja escuela sobre el Galo Celta al que le deseamos mucha suerte y que lo termine pronto porque son necesarios lugares como ese en Galicia.

Como decía al principio, desconocemos lo que tenemos a una hora de nuestro hogar… Tenemos que hacer más turismo de proximidad porque nos centramos en lo lejano desconociendo en muchos casos, lo cercano. Ya sabéis si queréis hacer una escapada por Vila de Crucse: Naturaleza, patrimonio, gastronomía, historia, termalismo…

¡Hasta el próximo latexo!


Turismo industrial y… vacaciones en el Sur: La Chanca.

La_Chanca_patrimonio_industrial_ConilUn año más, he tenido la suerte de viajar al Sur… a Conil de la Frontera; un pueblo turístico en la costa de Cádiz. Mi percepción como turista, es que se trata de un destino con prácticas de turismo sostenible y responsable; a pesar de ser un pueblo con bastante turismo estacional.

La_Chanca_Conil_Patrimonio_industrial

Panel del Centro de Interpretación del interior de La Chanca

Aunque voy por vacaciones a intentar desconectar del mundo real y del día a día, no puedo  evitar tomar nota de datos relevantes del sector del turismo. Este año me ha sorprendido gratamente la rehabilitación de un lugar emblemático de Conil; un lugar propio de la identidad de ese pueblo. Un lugar que hasta hace poco se mantenía en estado ruinoso. Se trata de La Chanca, una almadraba construida en el siglo XVI en funcionamiento hasta el siglo XIX, en la que se despiezaban y salaban los atunes; durante el invierno se utilizaba para guardar y reparar los aparejos propios de esa pesquería. Este recinto está formado por el antiguo cementerio y las antiguas naves que albergaban los almacenes de la sal, la sala de pertrechos o las piletas de salazón. Era el lugar de trabajo de carpinteros y calafates, rederos, ronqueadores, saladores, mozos de pilas y demás personal que movía la almadraba de Conil. En 1955, el pueblo de Conil sufre un maremoto que sepulta La Chanca, y posteriormente, en vez de volver a levantar las edificaciones, entierran todas las ruinas y se reconstruye la nueva chanca encima. Es por ello, que durante el trabajo de rehabilitación, se recuperan gran cantidad de materiales arqueológicos; muchos de ellos expuestos en la sala de exposiciones.

La_Chanca_Conil_patrimonio_industrial

Panel del centro de interpretación del interior La Chanca.

Desde mi punto de vista, estamos ante un caso de buenas prácticas de recuperación de patrimonio industrial. Como la mayoría de los casos de turismo industrial, se trata de un espacio que ha necesitado inversión económica de la Administración pública. Pero el proyecto que se ha llevado a cabo es muy importante: se ha recuperado un espacio del pasado para convertirlo en un recinto social y cultural, para uso y disfrute de los residentes y de los turistas. Estamos ante un caso de turismo industrial, turismo sostenible; un buen ejemplo de desarrollo local que respeta a los residentes. Pero, hay un pero: la restauración del lugar no ha sido muy acertada. Aunque el uso es adecuado, y existe un centro de interpretación en condiciones y que sigue las pautas teóricas, cuando estás dentro de La Chanca no se percibe la identidad de ese lugar con ninguno de los sentidos. Daría igual estar allí, o en otro museo en otra localidad con información sobre La Chanca. En este blog, podéis entender un poco más lo que os cuento, pues hay fotos del antes y el después de la restauración.

En todo caso, es un buen ejemplo de recuperación de patrimonio industrial. Termino con unas palabras pronunciadas por la Consejera de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía el día de la inauguración, que pueden resumir la esencia del turismo industrial:

No hay mejor construcción que la que recupera lo ya construido.

Rehabilitar, restaurar, también es construir, sin ocupar más espacio, sin depredar,

hacia dentro, no hacia afuera”.

Más información en este enlace.

¡Hasta el próximo latexo!


Decálogo de Buenas Prácticas de Turismo Industrial del V Congreso Europeo de Turismo Industrial.

turismo_industrialGaliciaRetomando el tema de turismo industrial, dedico este post a resumir el Decálogo de Buenas Prácticas de Turismo Industrial, aprobado en el V Congreso Europeo de turismo Industrial; Ferrol, 17-20 junio 2014. 

El turismo industrial es una actividad en la que intervienen múltiples y variados actores, desde el ámbito internacional, al ámbito local. La actual filosofía del turismo industrial se fundamenta en el desarrollo integral y sostenible. A partir del Código Mundial de Ética para el Turismo de la OMT, se considera fundamental tener un decálogo que inspire a los planificadores y gestores de destinos y nuevos productos turísticos relacionados con el turismo industrial. Los enumero y resumo a continuación:

Artículo I. Planificación sostenible. La planificación del turismo industrial ha de ser sostenible de acuerdo con los tres pilares de la sostenibilidad: económico (rentabilidad), social (beneficio local), medioambiental (toma de conciencia de la necesidad de conservación) y cultural (los productos convertidos en bienes culturales).

Artículo II. La recuperación y acondicionamiento de las infraestructuras de base. El turismo industrial se asienta fundamentalmente sobre la base de infraestructuras que en otros momentos fueron dedicadas a industrial que han caído en desuso, o siguen en funcionamiento y que son dignas de visita y admiración. De este modo se propone recuperar las zonas de industria como una forma de transmisión histórica de lo que fue nuestro pasado, nuestras necesidades y la forma de satisfacerlas, dándose así una nueva construcción social de la realidad. Aquello que fue objeto material, ahora pasa a ser objeto de consumo para los visitantes y locales.

Artículo III. Inclusión de industrias vivas. Visitas a las industrias en funcionamiento, para que la población y los visitantes admiren mediante la observación de los procesos que llevan a la elaboración de aquellos bienes que se consumen en la vida diaria.

Artículo IV. Turismo industrial y calidad. El auge y la supervivencia del turismo industrial radica en la calidad. Para que sea reconocida, se necesita elaborar unas normas y símbolos de calidad claros adaptados a este tipo de turismo. Se propone la creación de normas de calidad para este sector lo antes posible.

Artículo V. Distintos subsectores de turismo industrial. Son varios los subsectores relacionados, y no se puede predecir los que estarán vinculados en el futuro. En el presente, se pueden nombrar los siguientes: los subsectores relacionados con el mar, la pesca, la producción naval. Los relacionados con las bebidas: vinos, licores, cervezas que ya están dinamizados y organizados. Los relacionados con la tradición minera (oro, plata ,sal…). Los relacionados con el transporte, tradicionales y modernos.

Artículo VI. De la investigación y el análisis. Todo ello necesita una investigación permanente, que integre las ciencias sociales y humanas: planificando un turismo industrial que satisfaga emocionalmente a los visitantes, y una actividad que sirva para el desarrollo integral de la población local; que genere recursos y puestos de trabajo a los agentes turísticos. Las ciencias naturales y tecnológicas que expliquen el fundamento, la razón de ser de los enclaves y los productos turísticos industriales bajo las explicaciones científicas adaptadas a los visitantes.

Artículo VII. Formación y elaboración de guías. Es necesaria la formación de la población para mostrar los productos a los turistas y de técnicos que elaboren las guías; con el fin de potenciar el respeto y la protección por el patrimonio industrial. La formación es la clave para transmitir una experiencia única, diferenciadora, que aporta valor añadido al producto, permitiendo su pleno disfrute y su preservación para las generaciones futuras.

Artículo VIII. El apoyo a emprendedores. Se apoyarán las iniciativas que propongan posiblidades de innovación para proyectos de turismo industrial que todavía no existen. Las industrias deben ser mostradas a los turistas para hacerlas atractivas en el plano lúdico e instructivas para el saber.

Artículo IX. Financiación. Es imprescindible. Se insta a las Admones. locales, nacionales, europeas y mundiales a que apoyen los proyectos de turismo industrial en la medida de sus posibilidades, así como encuentros científicos, planificadores, gestores y guías de turismo industrial. Han de colaborar también las industrias, sobre todo las vivas.

Artículo X.La Red Europea de Turismo Industrial, pionera en el mundo por este tipo de actividad, que viene trabajando desde hace años en la creación de este tipo de turismo, con distintos congresos que sirvieron en los científico para que se encontrasen especialistas de distintas partes del mundo y pusiesen de manifiesto su conocimiento, en lo profesional para que se expliquen experiencias de unas aportes del mundo que son aplicables a otras; en lo social, para establecer vínculos organizativos e ir creciendo con la aportación de distintos actores, propone la necesidad de establecer una Red similar en cada continente y la federación a nivel mundial para seguir trabajando por ese sector en el futuro y llegar a grandes avances en un ámbito donde lo científico y lo lúdico tienen un punto de encuentro que servirá para el bien de la humanidad. Esta Red ha de articularse en el futuro teniendo en cuenta tanto a los científicos como a los profesionales del sector y a los intermediarios, así como a los responsables políticos de comunidades que sean destacadas por ofrecer productos modelo y a los propietarios de enclaves que proporcionan los recursos base en torno a los cuales se elabora el producto de Turismo Industrial”.

Si estás pensando en diseñar un nuevo producto turístico, gestionar o planificar o destino, no olvides estudiar este decálogo. Espero que os haya resultado de interés.

¡Hasta el próximo latexo!

 Post relacionado y en el que nombran a Latexos de Turismo:

El 5º Congreso Europeo de Turismo Industrial en mi romana” de Paz Risueño Villanueva.

Ferrol, un referente Internacional de Turismo Industrial” de Laura López.