Caminando sobre las aguas acompañados por ninfas en… Cuntis

Aqua Calidae, Caldas de Cuntis… han sido los nombres con los que se conoce la actual villa termal de Cuntis asentada sobre un acuífero y con ríos subterráneos

ceramica-castrolandin

A finales del mes de marzo y formando parte del Foro Proturga he tenido la oportunidad de realizar una visita guiada por el centro histórico de la mano de dos expertos locales: Manuel el técnico de turismo y Diego el Concejal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Cuntis.

Un recorrido de casi una hora que nos ha embarcado en el mundo del agua…

El propio punto de salida es un lugar emblemático del Ayuntamiento. Un edificio del s.XVIII construido para alojar en su día a enfermos, peregrinos y pobres que llegaban a Cuntis a tomar las aguas, alberga en la actualidad la Casa da Cultura y Biblioteca Municipal Roberto Blanco Torres. Justo en esa Praza das Árbores, Manuel y Diego nos hacen reflexionar sobre una fuente que marcará el inicio de nuestro recorrido.

Nos desplazamos calles abajo siguiendo posiblemente el discurrir del agua oculta por el asfalto bajo nuestros pies, hasta llegar al punto central del recorrido en el que nos explican varios elementos. Uno de los que dio origen a esta villa, la Burga do Lume de Deus que junto con A Burga do Foxo y la del Castro Quente (o Castro) son los manantiales que abastecieron desde siempre los balnearios de la villa. Nos cuentan sobre la historia de ese manantial, y como en este lugar  “sagrado” además de terapéutico, aparecieron monedas anteriores a la época de Constantino (con él se establece el Cristianismo cerrando lugares paganos). Estas monedas posiblemente eran ofrendas  a las ninfas, puesto que en ese entorno aparecieron aras dedicadas a estas divinidades. Otros elementos encontrados a lo largo de la historia (efigie de una posible Minerva), hacen pensar que aquí se halló una importante estación termal romana con templos o lugares dedicados a los dioses protectores del agua.

En este enclave podemos ver como el agua sale canalizada hacia un edificio que alberga una serie de lavaderos (de agua termal y de agua fría) en los cuales las mujeres de la villa lavaban los ajuares de las Casas de Baños en la época.

Seguimos descendiendo por el pueblo hasta llegar a la entrada de las instalaciones del Balneario y encontramos dos réplicas de las aras que han sido encontradas. Miramos hacia la parte más alta de la villa, la que hemos dejado atrás… y vemos las torres de la Iglesia Parroquial de Santa María, vigilantes…

Seguimos nuestro paseo hacia el río Gallo… ¿Por qué lleva ese nombre? Pues tendréis que visitar Cuntis para descubrirlo… nuestros guías nos cuentan que las casas que se situaban a orillas del río eran muy afortunadas puesto que contaban con lavaderos fluviales. Son esas piedras que podemos apreciar en alguna parte del río. Aún se conserva el marco de antiguas puertas de piedra que daban acceso al mismo…

rio-Gallo-Cuntis

Otro edificio singular, es el edificio que alberga el hotel Balneario La Virgen, obra del arquitecto Antonio Palacios.

Terminamos nuestro recorrido en el entorno de la Plaza de Ferrol (nos comentan los guías que lleva ese nombre por los habitantes de Ferrol que venía a Cuntis) y la Calle Real en donde se encuentra la Burga Real.

Antes de despedirnos, visitamos la Fundación Terra Termarum Castrolandín: lugar en el que una artesana trabaja la Cerámica de Castrolandín en directo; se puede ver una exposición permanente y también comprar pequeñas obras de este tipo de cerámica.

¿A que es fácil imaginar que estamos caminando sobre las aguas acompañados por ninfas? Pues nuestra visita por Cuntis seguirá… porque saliendo del casco urbano nos encontramos con numerosos recursos patrimoniales como petroglifos, castros… y que iremos contando en otros artículos.

De momento, podéis contactar con la Casa de A Pedreira que ofrece actividades muy “conscientes” para esta Semana Santa…

¡Hasta el próximo latexo!


Turismo de idiomas ¿existe? ¿cómo se define? Aquí hay debate.

La semana pasada he tenido la oportunidad de asistir a la jornada sobre “El Turismo Idiomático, una oportunidad para Galicia”, organizada por Cursos Internacionales de la USC y el CETUR.

Reconozco que estaba muy intrigada, pues hacía meses estaba recopilando información sobre el tema y no me estaba resultando fácil; harta de buscar en google y otros buscadores “turismo de idiomas, turismo idiomático, turismo de estudios y similares” siempre me llevaban a enlaces sin ningún contenido. Sinceramente, me parecía un poco extraño no poder encontrar información al respecto, ya que el turismo de idiomas (o como se llame) es una realidad. Tras escuchar a los dos primeros ponentes (X. M. Santos Solla y Valerià Paül) entendí que el turismo idiomático o de estudios es una práctica habitual, pero no está definido como tal; es decir, aunque es normal que las personas vayan a otro país a aprender una lengua, en la mayoría de las ocasiones no son conscientes de que son “turistas idiomáticos”. Así, tras escuchar a los ponentes, he recopilado varios puntos conflictivos y de reflexión sobre el turismo idiomático. ¡Aquí hay debate!

turismo_idiomático_Galicia

Jornada Turismo idiomático USC

  • No está definido. Muchos autores e investigadores lo definen dentro del turismo cultural, pero es muy discutible, ya que no siempre se aprende un idioma por motivos culturales. Puedes hacerlo, por ejemplo, por motivos laborales.
  • Aunque es turismo idiomático, en la mayoría de los casos no lleva la palabra “turismo” en la definición de este turismo de idiomas, como por ejemplo en Suiza lo llaman “Séjours linguistiques”: estancias lingüísticas. El Instituto Cervantes tampoco inserta la palabra turismo. Por ello, es difícil encontrar información buscando “turismo + idiomas”, ya que habitualmente no van las palabras juntas… Sin ir más lejos, cuando vamos a fuera de España a hacer un curso de inglés, ¿somos conscientes de que estamos haciendo turismo idiomático?
  • Hay autores que cuestionan que realmente sea una actividad turística; es decir, que sean turistas. Si analizamos la definición de “turismo” de la OMT y la definición de “Industrias turísticas” no nos cabe duda de que estamos hablando de turismo, y que las academias son empresas turísticas.
  • No está claro si se engloba en un turismo urbano o dentro del turismo rural. Aunque principalmente se está desarrollando en ciudades (Madrid, Salamanca, etc) ¿podría ser una oportunidad para el turismo rural? ¿se podría desarrollar un producto combinando turismo rural + idiomas?
  • El turismo de idiomas es posible con las lenguas minoritarias: buenos ejemplos de ello son el estudio del Sueco, el  Catalán, o el  Galés.
  • El turismo de idiomas es posible en las comunidades bilingües: véase por ejemplo Valencia o Cataluña en España
  • Pilar Taboada (investigadora USC) añade la diferenciación entre el turismo académico y el turismo idiomático. El primero se refiere a las personas que vienen a España a estudiar en Español; y el segundo a las personas que vienen a España a estudiar el Español.
  • Lanzada Calatayud (gerente cursos Internacionales) Nos presenta un caso concreto: campus vivenciales idiomáticos. Vemos un vídeo de un grupo de estudiantes en Arousa Norte: deducimos que realmente sí es posible  y beneficioso la combinación de “estudiar idiomas + hacer turismo”.
  • Creación de nuevos productos turísticos a partir del estudio de lenguas. Por ejemplo, español + enoturismo, español + gastronomía, español + turismo mariñeiro, español + Camino de Santiago (ya lo están ofertando desde Cursos Internacionales), etc.

Para terminar, dar la enhorabuena a la organización de la jornada, pues resulta muy productivo desde el punto de vista turístico realizar este tipo de eventos en lo que no es simplemente asistir a una conferencia, sino todo lo contrario: se presentan distintas posturas, estudios, reflexiones, generando un debate. Y cada uno, que saque sus propias conclusiones. La mía: el turismo idiomático  no es siempre turismo cultural; su viabilidad como producto turístico combinando el estudio de lenguas con otros productos como el enoturismo o la gastronomía, es incuestionable, o más bien, es un hecho. Posiblemente sea una alternativa real para el turismo rural que conocemos hoy. Aunque (y aquí viene el pero…) nada es posible sin una buena PROMOCIÓN. Ya que si no damos a conocer lo que tenemos, no se sabe que existe. Y ello solamente es posible con una COORNIDACIÓN entre los entes implicados que todos ya sabemos, y no voy a nombrar.