O Salnés, Arousa, tierra de contrastes…

salazon_o_grove_arousaSe me ha ocurrido este título porque  pensar en O Salnés es pensar en: viñedos, mar, naturaleza, misticismo, leyendas, camelia, jardines, bateas, marisco, verduras y frutas, arte, pesca…  y podría seguir. A partir de todas esas  palabras, algunas de ellas recursos turísticos, se podrían configurar una serie de productos turísticos: enoturismo, turismo industrial, turismo mariñeiro, turismo gastronómico, distintas rutas turísticas…

El pasado sábado tuve la oportunidad de conocer un pedacito de ese territorio. Nuestra primera visita, el museo de O Salazón, Salgadeiras de Moreiras; seguramente, uno de los lugares más auténticos de esta Ría de Arousa. Ese rincón lleno de historia relacionada con la salazón y que alberga ruinas de fábricas. El biólogo del museo, José Luis Escalante, nos hizo un recorrido por esa historia. A continuación, nos dirigimos a la ermita de A Lanzada, otro lugar especial en el sentido más amplio: en plena naturaleza y sobre el mar, se encuentra esta ermita, síntesis de paisaje, arte, historia, religiosidad y superstición… El párroco de esa parroquia nos explicó la historia de la ermita, y los ritos que allí se practican: el significado de barrer por detrás del altar, el baño de las siete olas para los problemas de salud relacionados con el sistema nervioso; y el baño de las nueve olas para la fertilidad. Y además, se apunta como un lugar en el que se han practicado exorcismos.

ermita_A_Lanzada-Arousa

“Levei a miña muller

Á Lanzada, ás nove olas.

Levéina a desenfeiar

A botar os demos fóra”

Lisón Tolosana, 1990.

 

 

 

fundación_Manolo_Paz-AroiusaY en estas tierras, no podría faltar visita a una bodega. En este caso, una bodega familiar, Lagar de Pintos en la que su responsable nos narró su historia y nos ofreció una copa de su vino 3000 cepas; un vino elaborado con uvas seleccionadas de cepas que superan los 60 años de antigüedad. Para comer… cocido y filloas en O Muiño da Chanca: un molino del XVIII restaurado que alberga un restaurante. Nada más enxebre… La última parada de la mañana, ha sido la visita a la Fundación Manolo Paz, de arte contemporáneo; acogidos por el propio escultor!!  Desde luego, todo un descubrimiento… sin palabras; un lugar que llama a la meditación, a la reflexión… piedras configuradas de tal manera que hablan por sí solas en pleno campo y mirando al mar…

Para terminar la jornada, un lugar exclusivo de Galicia: visita a los jardines del Pazo de La Saleta. Es un jardín de estilo inglés creado por un matrimonio británico y una paisajista a partir del año 1968 con especies traídas de todo el mundo mezcladas con variedades autóctonas; todas ellas clasificadas y etiquetadas. En 1996 una parte de esta pasa a manos de la familia Rodríguez Coladas quienes restauraron el pazo y la capilla y continuaron con el incremento de las especies. Este jardín posee una de las más importantes colecciones botánicas privadas de España (UNESCO).

Pazo_de_La_Saleta_Arousa

Lo mejor de la jornada… las explicaciones de las personas de cada uno de los lugares que con su pasión han logrado transmitir la esencia de cada lugar: el biólogo del museo de salazón, el párroco de la ermita de A Lanzada, Silvia de Lagar de Pintos, el escultor Manolo Paz, Suso de O Muíño da Chanca,  Blanca y Silvia de Pazo La Saleta. Gracias.

Y hasta aquí, solamente algunos de los muchos lugares de estas tierras de O Salnés y la Ría de Arousa que aún faltan por descubrir…


Martín Códax, vino e historia.

martín_códax_rías_baixas

Terraza de la Bodega Martín Códax.

No es la primera vez que hablo de la Bodega Martín Códax, y seguro que no será la última. Podría comentar varios aspectos de la jornada de showcooking del domingo 30 de noviembre. Las nuevas tendencias en eventos de gastronomía como son los showcooking o los maridajes: catas de vino con degustaciones de comida actual. O explicar la visita en la bodega, o las fases de una cata de vinos. Pero me voy a centrar en el vino y la cultura ¿y cuál es la relación?

La jornada comenzaba con una visita guiada a la bodega (ya sabéis que soy fan de ellas), y el punto de partida fue la parte acristalada en la entrada. Desde allí, se puede ver perfectamente la historia del vino Martín Códax, así nos lo hizo saber la guía, María: en el año 1986 un grupo de 50 “emprendedores” y “visionarios” decidieron apostar por el potencial del vino que se cultivaba en esas tierras: del albariño. Y todo ello, con un objetivo claro y una filosofía común. Aunque la uva puede cultivarse en distintos puntos de la geografía, lo que hace especial al vino, no es la uva en sí, sino otros factores como: el territorio geográfico en el que se encuentra, el clima, el suelo, y en este caso, la cultura. Así, el vino albariño de las Rías Baixas, y concretamente el del valle del Salnés, se caracteriza por desarrollarse en un valle con un clima atlántico oceánico, en un suelo muy arenoso, granítico, y en un ambiente de “desorden” (en palabras de María): esa distribución territorial típica de esta zona de Galicia (y de otras) en las que se mezcla el cultivo de vino en forma de emparrados con otros cultivos, terreno forestal, agrario, y con una o varias casas en medio. Pues bien, hoy son sobre 600 familias las que producen uva para esta bodega. Esta es la historia de la Bodega Martín Códax, y su vino es reflejo de ello.

martín_códax_rías_baixas

Vinos Martín Códax

Pero la historia no termina ahí. ¿Por qué el nombre Martín Códax? Aquél grupo de personas, tenía que poner un nombre a su primer vino; querían que fuese representativo, único, y por ello le pusieron el nombre de un trovador que había estado en Galicia: Martín Códax. El Pergamino Vindel alberga sus cantigas, las más antiguas del galaico-portugués, que ensalzan el amor y la pasión por el mar… Y quizás por el vino!!!  Cómo lo entiendo!!  ¿y el diseño de la botella Martín Codax? Quisieron sellar la botella con un corcho con notas musicales, y en su etiqueta aparece una de las cantigas. Los demás vinos y sus botellas, siguen la misma línea: nombre relacionados con ese trovador, y en cada botella se cuenta una pequeña historia de Galicia. En su web podéis encontrar más información, y obviamente, cuando los probéis, ¡acordaros de mirar su etiqueta!

Pues bien, hoy, hablar de Martín Códax es hablar de I+D+I, de enoturismo, eventos, vinos, bodegas, trovadores, pero sobre todo, de HISTORIAS. El domingo pasado, para mí ha marcado un antes y un después, porque cada día que vea publicidad de Martín Códax, o tenga delante una copa de su vino recordaré: la historia de las historias. Os animo a que probéis sus vinos, pero sobre todo, a que hagáis la visita guiada a la bodega. Porque con ello entenderéis nuestra cultura del vino, la historia que hay detrás de una copa de vino, y aprenderemos a valorar los excelentes vinos que tiene Galicia. Y no esperemos a que venga los de fuera a decirnos lo buenos que son nuestros vinos.

Como ya me he alargado demasiado en este post, dejo para el siguiente la segunda parte de la jornada: el showcooking con Yayo Daporta. Y disculpen los profesionales de la gastronomía y la enología, si he cometido alguna imprecisión con los términos. 😉

martin_codax_rias_baixas_albariño

Mural del almacén de la Bodega Martín Códax.

Gracias a la guía María por tus explicaciones, y gracias al resto del equipo: María Garrido y  Yara por la invitación. ¡Nos vemos!