Día Europeo del Enoturismo: mi experiencia en el I Concurso de Cata Amateur.

Siempre he admirado a los catadores de vino… A principios de este año en la feria Xantar en Ourense, asistí por casualidad a una cata profesional y evidentemente, no me enteré de nada de lo que allí estaba pasando. Desde ese día me he quedado con el gusanillo de saber un poco más de las catas. 

La semana pasada y a través de las redes sociales, vi que se estaba convocando gente para un Concurso de Cata Amateur con motivo de la celebración del Día Europeo del Enoturismo. No lo dudé ni por un instante, mi momento había llegado: por fin participaría en una cata para principiantes.  Aunque sería un concurso, y no una cata, pero seguro que me serviría para introducirme en ese mundillo.

El día que con tanta ansia había esperado había llegado. Empezamos la jornada haciendo una visita guiada a las Bodegas Martín Códax, experiencia sobre la que hablaré en otro ocasión.

Por fin, nos dirigimos al Auditorio José Peña de Cambados. Allí estábamos sentados en mesas de seis ocupando todo el local. Sobre la mesa nos esperaban los utensilios para la cata: 5 copas de vino, pues probaríamos 5 vinos distintos, y una serie de fichas que deberíamos cubrir. Enseguida nos explicaron el procedimiento sin tecnicismos, y con palabras que todos pudiésemos entender. Empezaríamos probando los vinos de uno en uno, pasarían a servirlos y dejarían la botella sobre la mesa. Conoceríamos todos los datos del vino. A partir de aquí, tendríamos que cubrir por cada vino una ficha técnica que “es la que se usa en las catas profesionales”- nos informaron (qué nivel, pensé). Podéis ver una foto de todo ello.

Día_Europeo_Enoturismo

Cata Amateur Ruta del Vino Rías Baixas en Cambados.

Luego, empezaría el concurso como tal. Pasarían de nuevo a servirnos los 5 vinos que anteriormente habíamos probado, pero tapados. Se trataba de reconocer este vino tapado con los vinos servidos al descubierto. Teníamos que cubrir una ficha con las correspondencias numéricas y entregarlas. Os comento que, de las 120 personas, hubo 9 que acertaron… ¡No está mal para ser un concurso para principiantes! Tengo que decir, que no estuve entre ellos. A todos ellos les dieron un diploma como ganadores del concurso.  

A continuación pasaron a sortear una serie de premios entre los asistentes: estancias en alojamientos, cenas en restaurantes y lotes de vino.

Nuestra cata terminaría en el restaurante O Muíño da Chanca con excelente compañía. Un plan perfecto para celebrar el Día Europeo del Enoturismo. Desde luego, un día inolvidable.

Desde este blog felicito a la Ruta del Vino Rías Baixas y demás organizadores del evento; a Ramón y a Carmen Fernández que seguro han tenido mucho que ver. 

Reflexión: me ha parecido una excelente idea la organización de una Concurso de Cata para principiantes, pues hay muchas personas que desconocen el mundo del enoturismo pero que a la vez se siente atraídas por él. El hecho de poder asistir a un evento como éste ayuda a introducir a nuevas personas en el mundo del enoturismo, pero sobre todo, a que aprendamos a apreciar el vino y no nos limitemos simplemente a beberlo. Tal y como apuntaba en el post de la Festa da Vendimia en este mismo blog.