¿Qué es el turismo energético? Destino energético, Galicia energética…

turismo-energetico

La primera vez que escuché hablar de turismo energético, confieso que lo relacioné con las maneras de producir energía (eólica, nuclear, eléctrica…) Sería acaso, ¿un concepto asociado a las visitas de esos lugares? Nada más lejos… intentaré explicarlo en las próximas líneas e intentar llegar a una definición.

Al igual que lo material, las personas necesitamos ‘combustible’ para transformar en energía y vivir. Los seres humanos somos viajeros y visitamos lugares, destinos; que al igual que las personas, están vivos y son capaces de generan sensaciones relacionadas con la salud y el bienestar físico, emocional… son lugares sanadores, que curan el alma de quienes los visitan.

En Galicia, tenemos un ejemplo claro para todos que ilustra a la perfección el turismo energético: el Camino de Santiago; o más bien, ciertos lugares por los que transcurren las diferentes rutas de los caminos. Es conocido por todos, que existen múltiples motivaciones para realizar el Camino de Santiago: culturales, religiosas, espirituales, deportivas… En el trabajo de investigación que realicé hace unos años, tras documentarme y consultar varias referencias bibliográficas y de investigación, llegué a la conclusión de que todos los peregrinos (viajeros del Camino de Santiago) estaban unidos por un ‘algo’. Un ‘algo’ difícil de explicar, y que algunos los describían con las motivaciones nombradas en las anteriores líneas, pero que muchos no sabían describir. Y reflexiono… ¿podría ser ese ‘algo’ la energía que sentimos en ciertos lugares del Camino de Santiago y que no sabemos explicar racionalmente porque se escapa a nuestra razón?

Desde mi punto de vista sí. Investigando algo más sobre el turismo energético, nos encontramos con escasa bibliografía relacionada, pero parece que empieza a ser una práctica común en algunos países del Sur de América sobre todo; existen ‘guías energéticos’ que se han preparado desde hace años (o más bien han nacido con ese don) capaces de recibir la energía de ciertos lugares y trasmitirla a los viajeros que los acompañan. Naciendo así, el turismo energético. Si bien es habitual esta práctica en ciertos países, destinos energéticos, existe la demanda de viajeros de países del todo el mundo. Y, aunque se puede tratar de un concepto moderno, en la práctica no lo es.

Y termino con otra reflexión: ¿se trata de una demanda turística, o más bien de una necesidad personal de cada viajero en la actualidad? La realidad que he explicado del Camino de Santiago que lo tenemos tan cerca, es un claro ejemplo de práctica de turismo energético.

Con Galicia es +, tenemos preparadas dos salidas de turismo energético: un fin de semana de retiro, y un itinerario de 8 noches por Galicia.

¡Hasta el próximo latexo!