La otra cara de las fiestas de interés turístico.

fiestas_de_interés_turítico_Galicia

Foto: parque a la entrada de Vilagarcía de Arousa, 16/08/2014.

La semana pasada hacía una reflexión sobre el interés de que una fiesta para que se declare de interés turístico o no. Esta semana, vuelvo con las fiestas de interés turístico para hablar de lo que no sale en los titulares, o sí…

Me refiero al ambiente que se genera en algunas de las fiestas de interés turístico. Hace una semanas se comentaba en las redes sociales, en algún blog y entre personas del sector relacionado con el turismo, sobre lo que había pasado en la fiesta del Albariño de Cambados, Fiesta de Interés Turístico Nacional. Se cuestionaba la imagen que se estaba dando; este vídeo especial de la CRTVG lo dice todo, sobran las palabras. Desde mi punto de vista, uno se encuentra con diferentes motivos para asistir a una fiesta: sea de interés turístico o no, gastronómica o de otro tipo. Lo de ir a alguna fiestas como esa del Albariño de Cambados, o la Fiesta del Agua de Vilagarcía de Arousa (que coincide con la Fiesta de San Roque que es de Interés Nacional) es para algunas personas una tradición, y van en peñas para disfrutar de la fiesta, y para beber. Otras personas van a esas mismas fiestas para disfrutar del ambiente: del mundo del vino en el caso del Albariño de Cambados, o del ambiente en general; como pueden asistir a otras fiestas. Otras personas asisten por su parte profesional. Y existirán muchos motivos más. El problema surge en la conducta de las personas, y en las consecuencias de no saber beber, más que de beber. Ayer precisamente, leía en la prensa una noticia cuyo titular dice “La Festa da Auga también batió el récord de basura en las calles”. La situación realmente es alarmante. Ya no por la basura que se genera, sino por lo que se vive la noche anterior a la celebración. Me consta que, los propietarios de las viviendas de los edificios de una de las zonas más afectadas, la del entorno de la Playa de Compostela, se han planteado contratar a guardias de seguridad este año, tras sufrir los años anteriores, pero finalmente no lo hicieron por miedo a que llamasen más la atención y fuese peor. Al día siguiente, hablando con esas personas, comentaron lo que habían visto esa noche en los alrededores del edificio, cosas que no se pueden ni escribir.

Sinceramente, ya no es por la imagen que se crea del destino y de la fiesta; lo preocupante es que estamos ante conductas totalmente inapropiadas de personas. Aunque no es sólo en las fiestas… también son noticia estos días los atentados contra nuestro patrimonio, por ejemplo en la Playa de las Catedrales. ¿Qué está pasando? Es estupendo que la gente celebre y se vaya de fiesta; que la Xunta promocione las fiestas y las subvencione; que los titulares de las noticias hablen de la masiva afluencia de personas a las fiestas; que renfe habilite casi 5000 plazas más ese día para ir a Vilagarcía (en teoría); pero… ¿qué hay de la otra cara de la fiesta que no se cuenta ? Desde mi punto de vista los propios municipios deberían de actuar, y poner un alto, o al final, en vez de ser fiestas de interés turístico, se convertirán en fiestas de interés  para unos pocos, y dejarán de ser lo que por propia definición, deberían de ser: fiestas de interés turístico.