Descubriendo un nuevo Padrón, #MuyCercaDeSantiago.

MuyCercadeSantiago_Area_Turismo_Santiago

Foto: Cartel de la I Exposición da Camelia en Padrón (Turismo de Padrón).

Padrón, #MuyCercaDeSantiago. Desde niña conozco este pueblo. La Pascua era una cita anual a la que nunca faltábamos. Para mí pensar en Padrón era pensar en Pascua, fiesta, pulpo, feira los domingos, caballos, jardín y Rosalía de Castro, pues a todos los niños de la Comarca nos llevaron en alguna ocasión a visitar su Casa Museo.

Con el paso de los años, empezaba a relacionar esa población con otros temas (más de adultos y acordes a la edad): los pimientos de Herbón, la Fundación Camilo José Cela, el Convento del Carmen, y la relación con Santiago Apóstol y el Camino de Santiago.

Años más adelante, mi formación en el mundo del turismo me lleva a descubrir un Padrón distinto al que conocía; esa villa situada entre dos valles, el del Río Sar y el del Río Ulla. Descubro así,  la verdadera identidad de Padrón. El Padrón que sabe a pimientos con denominación de origen, que huele a pulpo los domingos y a tradición en Pascua; que exhibe su jardín botánico, su hospitalidad con el Camino de Santiago, y con una rica herencia cultural: el patrimonio. Con el Convento Franciscano de Herbón,  recientemente declarado BIC. En los últimos años, vemos como varios colectivos pelean para que esta localidad sea reconocida por su estrecho vínculo con Santiago Apóstol. Tal y como cuenta la tradición, los restos del cuerpo de Santiago Apóstol habían entrado en nuestra comunidad por la Ría de Arousa desembarcando en una barca de piedra en la ciudad romana de Iria Flavia.  Por ello, se ha reclamado el reconocimiento oficial de Camino de Santiago a la Ruta del Mar de Arousa y Río Ulla. Hoy, podemos ver esta Ruta en la página del organismo de la Xunta que se encarga de la gestión del Camino, Xacobeo; una ruta de 44 millas náuticas. De esta Ruta,  y de su importancia turística, hablaré en el próxima post.

Folleto Área Turismo Santiago

Folleto Área Turismo Santiago

Sin duda, Padrón está despertando turísticamente hablando. Recientemente, se ha creado la agrupación Área Turismo Santiago, que reúne a los municipios de alrededor de Santiago, entre ellos  Padrón. Que por cierto, a tod@s lo que estáis leyendo este post, os recomiendo el folleto que tienen publicado que recopila la información turística de estos municipios, aparece la portada en la foto adjunta a este post. También desde hace poco más de un año, Padrón forma parte de la agrupación Terras de Iria creada para promocionarse de manera conjunta con los municipios vecinos de Rois y Dodro. Prueba de  nuevas iniciativas, la I Exposición de la Camelia de Padrón celebrada la semana pasada.

Parece que hay una tendencia clara a la colaboración público – privada entre administraciones, entidades, empresas, en fin, todos los agentes que de alguna manera están presentes en el sector turístico.  ¿Funcionará la fórmula? El tiempo lo dirá, esperamos atentos.


La importancia de las visitas guiadas.

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre la importancia de las visitas guiadas. Tras comprobar la gran cantidad de visitas guiadas que se han llevado a cabo los días de Semana Santa, me ha parecido una buena ocasión para tratar el tema.

En mi último post hacía referencia a la importancia de las personas, del factor humano. Estoy de acuerdo con que es muy cómodo utilizar audioguías para realizar visitas, y más aún si lo que escuchas no es la descripción habitual del lugar, sino que tiene algún añadido importante, están personalizadas de alguna manera, tal y como lo hacen empresas como Cool Touring.

Visitas_guiadas_Galicia

Aun así, considero de vital importancia las visitas guiadas por un guía, por una persona. Para mí personalmente, no es lo mismo visitar un museo, un monumento, o hacer una ruta con guía o audioguía que hacerlo por tu cuenta. Sin ir más lejos, este sábado pasado he visitado por un lado, la II Exposición de la Camelia y el Museo de las Peregrinaciones y de Santiago en Santiago de Compostela. La exposición de la Camelia, no necesitaba ningún tipo de guía: con ver las camelias y las etiquetas ha sido suficiente. En cambio, en al Museo de las Peregrinaciones y de Santiago la historia cambió, y mucho. Nada más entrar, nos encontramos con una sala con una gran maqueta de la Catedral de Santiago y con unos textos tan amplios y específicos que sacaban las ganas de leer. En ese momento ya nos dimos cuenta que hacer la visita sin guía había sido un error. En la segunda sala, la cosa cambió, pues nos encontramos con dos pantallas interactivas en las que se podía consultar la información. En la siguiente planta, nos encontramos con una sala prácticamente vacía con cuadros colgados sin ningún tipo de etiqueta ni pie de foto, había que adivinar todo (¡qué bien!) Y para terminar, al final, se encuentra uno con cuadros sobre la evolución de la ciudad con pie de foto (¡bien!); para nosotras lo mejor del museo junto con las vistas de los ventanales de la última planta (se pueden apreciar en la primera foto). Desde mi punto de vista, dos visitas, dos situaciones opuestas.

Por ello, me alegra ver iniciativas del tipo: Visitas guiadas a la ciudad “X” por un guía especializado. Y es que como decía un día una compañera, los turistas no son solamente los que vienen de fuera de Galicia. Si yo resido en Santiago de Compostela, por ejemplo, y me voy a pasar el día a Vigo o incluso a Noia, seré visitante por ese día, y como tal, buscaré ofertas en esa localidad que me puedan resultar interesantes. Y más, si cae una Semana Santa como la que hemos tenido, pasada por agua en la que el sol y la playa no es una opción. Pues parece que este mensaje se empieza a entender, y cada vez se realizan más visitas guiadas en las ciudades de Galicia. También me ha gustado algún comentario de algunas personas en la línea de: “no hay excusa para no hacer visitas”, o “será por visitas guiadas estos días de Semana Santa”. ¡Enhorabuena! – he pensado. ¡Hay oferta!

Como señalaba en el post anterior, creo que el equilibrio, la combinación. Una opción sería realizar visitas guiadas a ciertas horas, y luego disponer de audioguías. O cualquier otra opción similar. Pero siempre sin perder de vista el “toque humano”, la autenticidad, la originalidad.